Cómo pegar un vinilo en pared sin burbujas

Los vinilos decorativos son una de las mejores opciones para decorar nuestro hogar. El problema es que pegar un vinilo en una pared no es tan fácil como podría parecer y podría quedarnos con arrugas y burbujas. Aunque lo mejor es contar con un profesional que se dedique al montaje de vinilos, es cierto que hay algunos trucos para que puedas pegarlo en tu hogar sin problemas y ¡en Visual Dreams os los vamos a contar!

Antes de pegar un vinilo, debéis de saber que la calidad del vinilo y, obviamente, del pegamento de este va a influir, no solo en el pegado, sino en la duración del vinilo en nuestras paredes. Por eso cuando compramos un vinilo muy barato, lo más probable es que a la semana de ponerlo, empiece a despegarse o a hacer burbujas.

Cómo pegar un vinilo en pared sin burbujas


1. En la aplicación de cualquier vinilo las herramientas son importantes 
Para pegar nuestro vinilo vamos a necesitar una espátula para vinilo o una tarjeta, cinta de carrocero, cúter o tijeras y un metro.

2. Si el vinilo viene enrollado, estíralo sobre una superficie plana
Lo normal es que tu vinilo venga enrollado, por lo que lo más recomendable es que lo estires sobre una superficie plana, no es necesario poner ningún tipo de peso encima, con estirarlo es suficiente.

3. Apriétalo con la espátula
Para que el vinilo quede bien pegado al papel antes de aplicarlo, deberás pasar la espátula por encima. La espátula deberá ir de dentro hacia fuera para no cerrar ninguna salida de aire y que todas las posibles burbujas que pueda haber entre el papel y el vinilo se eliminen.

4. Llego la hora, toca pegarlo
Llegamos a lo importante: pegar el vinilo a la pared. Lo primero que tenemos que hacer es, sin quitar el papel, lo pegamos con la cinta de carrocero a la pared y nos aseguramos de que ese es el sitio en el que queremos que esté nuestro vinilo.

Si el vinilo es muy grande, podemos poner un trozo de cinta en la mitad de este para que sea mucho más fácil el pegado.

De arriba a abajo vamos quitando, poco a poco, el papel que queda más cercano a la pared. A la vez, vamos dando de abajo a arriba con la espátula para que el vinilo quede bien pegado a nuestra pared.

Cuando ya tenemos bien pegado nuestro vinilo, muy despacito, vamos quitando el papel que queda sobre nuestro vinilo y ¡ya tenemos nuestro vinilo pegado sin ninguna burbuja!

Ahora que ya sabes cómo colocar un vinilo sin que queden burbujas, ¿a qué estás esperando para decorar tu casa con los vinilos que más te gusten?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Pinterest
Linkedin
Instagram